Qué hago

Esa es la eterna pregunta que me hacen mis amigos, mis clientes y ya no te digo mi familia… Y aunque la respuesta suene (muy) sincera: soy la pieza clave de tu negocio, tanto si vas a abrir en unos pocos días como si llevas toda una vida dedicada a la restauración. Ya que seré tu chef, sumiller, camarero, pinche, encargado, gestor, asesor, administrativo… seré tu mano derecha en todo lo que tenga que ver con tu negocio. Y, juntos, haremos que tu nuevo negocio sea un éxito o recupere el éxito perdido con los años.

Los derroteros de la vida han hecho que Madrid sea mi actual residencia pero The FOOD MANAGER puede llegar hasta cualquier punto de nuestra geografía, ¡si tú me necesitas, estés donde estés, allí me planto! ¡Soy la receta de tu negocio! Ahora, descubre conmigo qué es lo que hago cuando me meto en tus fogones, en tu local y en tu despensa:

No te enamores: es un local, no una novia.

Dependiendo de cuál sea el concepto de tu restaurante, deberás elegir el local. Verás miles de opciones, tanto en venta como en alquiler y, probablemente, muchos te parecerán perfectos. Pero pueden no serlo y un error en la elección y negociación de local puede ser difícil de superar. Te ayudamos a encontrar el local que necesitas, a estudiar sus posibilidades y a negociarlo.

Las 3 cosas más difíciles en la vida: 1. Ver un cerdo volando. 2. Ponerle la funda al nórdico. 3. Abrir un restaurante.

El trabajo previo a la apertura de un restaurante es frenético y muy diverso, incluso muchas veces caótico. Nosotros te ayudaremos a coordinar y organizar todas las tareas. Sabemos a quién llamar; el equipo para la obra, interioristas, expertos en comunicación y branding, arquitectos, abogados, personal de sala y cocina, proveedores… y para qué; reformas, decoración, licencias, procesos administrativos y altas, selección de menaje, proveedores de comida y vinos, personal, etc.

Lo hemos hecho ya muchas veces!! Te guiaremos y acompañaremos durante este, a veces, tortuoso camino para que puedas, por fin, abrir tu restaurante.

Cuéntame una buena historia mientras me das de comer (y seré tuyo para siempre)

Tenemos claro que lo más importante es la comida pero, además, hay una premisa que nuestro restaurante también debe cumplir y es tener un buen concepto, un storytelling.

A través de este concepto, de nuestra historia, tenemos que conseguir crear un vínculo emocional con nuestros clientes. Lo haremos con nuestra decoración, nuestra identidad visual, nuestro tipo de comida…tenemos que contarles una historia que les transmita y les emocione; que haga de su velada una auténtica experiencia. Llámame y comencemos a pensar en qué podemos decir de tu nuevo restaurante o qué es eso que tiene de especial tu restaurante y que todavía no has contado.

Hay relojes y relojes suizos. ¿Cómo cuál quieres que funcione tu restaurante?

Antes de abrir el restaurante todavía nos quedan muchas cosas por hacer: la carta de comidas, la de vinos, los costes de los platos  o escandallos (palabro feo pero muy importante), la elección y negociación con los proveedores, la selección del personal, los horarios…

Y junto con todas estas elecciones toca entregar todas las hojas de mecanismos de control: la hoja de pedidos, la de consumo de personal, la hoja de mermas, el control de productos críticos, el planning de vacaciones (sí, tus estupendos empleados merecerán sus vacaciones… ¡y tú también!), el informe de cierre de caja… vamos, lo que es el “Cuadro de mandos” de tu restaurante.

Si no tienes ni idea de qué son la mitad de estas cosas, te formaré y si lo sabes pero se te ha olvidado hacerlo, volveremos a retomar las buenas costumbres juntos.

Una sonrisa puede significar postre, copa y un nuevo cliente fiel.

Nunca irías de resaca a una entrevista de trabajo. Al revés, te pones tus mejores galas, muestras tu mejor yo y sacas a relucir tu mejor sonrisa. Pues bien, así es como se tienen que tomar tus empleados cada uno de sus servicios: como una entrevista que les hará mantenerse en su puesto. A malos resultados, pérdida de cliente. Pero la formación de los empleados no solo es necesaria de cara al público sino que también hay que formarlos como grupo, como un todo, estandarizando procesos, haciendo planes de motivación, de retención de personal… tus empleados son tus comerciales, tus mejores aliados a la hora de vender y de satisfacer al cliente. Consigue un buen equipo y dormirás mejor.

Ahora a la clásica formación lo llaman ser “coach” así que…¡que empiece el coaching con tus empleados!

Un espárrago de más pueden ser muchos euros de menos.

Esta es la parte que no se ve, donde intervengo en los costes, la logística del restaurante, en las compras, en los proveedores, en el ajuste de costes… La primera fase de esta parte del trabajo es la auditoría de costes que nos ayuda a hacernos una idea del conjunto del negocio y saber por dónde se va el dinero.

Además, para que un restaurante sea rentable, tenemos que analizar la oferta gastronómica, es decir, qué se vende, cómo se vende y a qué precio se vende. Este es el trabajo más laborioso porque implica analizar las fichas técnicas de los platos, los costes de cada plato, cómo está hecha, presentada y organizada la carta, etc. En esta fase aplico los criterios de gestión empresarial a la cocina de un restaurante, porque al final, una cocina es un negocio y nos tiene que dar de comer a ti, a mí y a tus clientes.

De “bien” a “muy bien” solo hay una palabra.

Tienes un restaurante, te va bien, estás tranquilo pero sabes que se puede ir a más así que: vamos a vender más. Vamos directos al éxito. Aquí realizaremos, organizaremos y diseñaremos mejor la carta de comida y de vinos existente; haremos formación a los camareros sobre técnicas de venta y les motivaremos para que vendan mejor. Actuaremos sobre el aspecto general del restaurante, desde la iluminación hasta la música ambiente. Diseñaremos estrategias en redes sociales, analizaremos la página web, posicionamiento en buscadores…

Detectaremos qué aspectos de mejora tiene nuestro restaurante mediante auditorías de servicio, más conocidas como “mystery shopper”.

En resumen, catalizaremos todas las funciones necesarias para que tu restaurante pase de ser un disco de bronce a un disco de Beyoncé.

En definitiva,

Mi trabajo como asesor de restaurantes abarca numerosas tareas y para algunas de ellas me rodeo de un equipo de colaboradores de confianza. Ofreciéndote así un servicio integral, orientado tanto a aperturas de nuevos locales como a la implantación de sistemas de mejora o cambios de concepto en negocios que ya están en funcionamiento. Por ello, el tiempo estimado de los proyectos es muy variable, depende siempre de lo que necesites, podemos estar contigo semanas, meses o, incluso, años. Puedes acudir a nosotros para solucionar algún problema puntual, realizar consultas específicas, para que te acompañemos desde el inicio o para que controlemos periódicamente algún aspecto de tu restaurante que consideres necesario.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: