Lo mejor y lo peor de Gastromarketing

¡¡Qué ganas de Gastromarketing teníamos!! Los que estuvimos en la edición de 2013 estábamos deseando repetir la experiencia y, aunque no ha sido durante el año muy comunicada en redes sociales, nos llevamos una alegría sabiendo que habría Gastromarketing.

La idea es buena: crear un foro en el que el se hable del marketing como una herramienta imprescindible para la rentabilidad y supervivencia de los restaurantes. Como diría el castizo: ¡¡eso es así!! Porque sin marketing y sin gestión empresarial, el sector seguirá siendo una merienda de negros en la que cada uno hace las cosas a su manera. El problema está en que no hay tanto ponente en España que esté especializado en este campo, que está en pañales comparado con el marketing deportivo o el farmacéutico.

Lo mejor de este Gastromarketing

Málaga tan acogedora como siempre y con varios estamentos y empresas locales volcados en el evento. Poco a poco, se está convirtiendo en una referencia Gastro a nivel nacional.

La idea del evento y las ganas del equipo organizador. Poco más que añadir. Una gente encantadora muy volcada en este proyecto.

El descubrimiento de Diego Gallegos. El chef del caviar se metió en el bolsillo a la concurrencia en una charla llena de carisma y chispa. La visita a su restaurante Sollo (Benalmádena) se hace imprescindible.

La presentación de Dstage, el nuevo proyecto que nos avanzo Diego Guerrero en el que se lanza en solitario a crear un multiespacio de 300 m2 en el barrio de Justicia de Madrid en el que mete al cliente dentro de su cocina, literalmente. Tiene alma. Igual que su videoclip de presentación. ¡¡Inspirador!!

IMG_6213
Diego Guerrero y su proyecto valiente: DSTAgE
Diego Guerrero y su proyecto valiente: DSTAgE

Las ponencias de Diego Coquillat y de Pancho Campo sobresalieron dentro del programa del evento. Tengo devoción por Coquillat, es el único que ha “bajado a los fogones” de un restaurante y sabe de lo que habla continuamente. Hay mucho tuercebotas que va de gurú y no sabe lo que es montar un restaurante. Y el tema del centro del dolor y las endorfinas de Pancho Campo nos dejó a todos con la boca abierta y ya está en mi fondo de armario.

Lo peor

Demasiada ponencia de cocineros contando su experiencia personal que ¡vale! pueden servir de inspiración a otros cocineros o empresarios Gastro pero no pueden ocupar la mayoría de las ponencias del evento.

El recinto era demasiado frío y destartalado. Un teatro en fase de reformas todo lleno de pintores. El Museo Picasso de 2013 molaba mucho más.

La ¡¡¡WIFIIIIII!!! Para organizar un evento tan mobile como éste y tan contable al exterior no se puede elegir un local sin wifi. Y, para colmo, la 3G o 4G, para algunos, casi no llegaba al patio de butacas. La repercusión en redes sociales podría haber sido mucho más amplia dotando al local de wifi y de regletas para cargar su smartphones y tablet. Había dos enchufes al inicio del patio de butacas que estaban más cotizados que las cervezas Victoria del networking.

La mesa de los periodistas gastronómicos que iba a tener 3 participantes y se quedó con 2. Además, no puede pedir la colaboración de bloggers, tuiteros, ni animar a la viralización del evento y luego poner en duda la valía del mundo foodie 2.0.

Resumiendo, el evento se hace un poco largo para ser de dos días pero la sensación general es de que es uno de los pocos eventos de tema Gastro por los que merece coger un tren, dos noches de hotel y salirse un poco de la endoamia madrileña.

¿Gastromketing 2015? ¡Allí estaré! Id preparando esos espetos 😉

IMG_6237
¡Al rico espeto de sardinas!
¡Al rico espeto de sardinas!

El periodismo gastronómico en 7 tragos de #havana7historias

Un servidor, que estaba en la platea disfrutando de su picnic, de una genial banda de jazz y de los cocktails creados para la ocasión, no sabe si fue premeditado o la cosa salió así por azar pero el elenco de imponentes ponentes de anoche fue la viva representación de la realidad del periodismo gastronómico y de la crítica.

Por un lado, el llamado por Darío Barrio “sector jurásico” representado por Paz Ivison y Cristino Álvarez. Por otro lado, Mikel Iturriaga y Yanet Acosta que basan gran parte de su trabajo en las redes sociales, en interactuar, en compartir, en encontrarse con sus seguidores y en tomarle el pulso a la actualidad gastronómica al segundo. Me gustó el dualismo. El resultado fue un empate pero como los “dinosaurios” jugaban fuera de casa pasan a cuartos de final. Y digo que jugaban fuera de casa porque todo el evento giró en torno a palabrejos y símbolos para ellos absurdos y, a veces, insignificantes como el hashtag, la arroba, el twitter o pinterest.

El buen rollo presidió la tertulia, claro que no hay que pasar por alto la ayuda del Havana 7 para facilitar ese entendimiento. Con ese buen rollo, los cuatro magníficos fueron los mejores barman de la noche sirviéndonos estos siete tragos que iluminaron la velada:

“La comida es política” Yanet Acosta

“El tema de los blogueros gastronómicos más que un boom va a ser un crack” Cristino Álvarez

“Toda vaca, una vez muerta, sufre una increíble transformación y se convierte en buey, excepto el rabo que se convierte en rabo de toro” Cristino Álvarez

“Los realities sobre temas de cocina no son programas de cocina” Mikel Iturriaga

“”El que se meta a periodista gastronómico pensando que se va a hacer rico, que se meta a fontanero” Cristino Álvarez

“Se dan más estrellas Michelin en los países en los que se venden más neumáticos” Paz Ivison

“”La importancia del crítico gastronómico ha muerto” Yanet Acosta

Fórum Gastronómico de A Coruña: lo que me gustó y lo que no

A Coruña tomó el relevo de Santiago en la organización del FG. Me parece buena idea si el objetivo es hacer un clúster de conocimientos gastronómicos que abarque a toda Galicia. ¡Puede ser una bomba si lo consiguen!

Avanzo que la sensación general que me quedó fue muy buena pero no tanto por lo aprendido en el FG sino por todo lo que le rodeó.

Lo que NO me gustó del FG… Pues no me gustó ver que las figuras se lo tomaron como un evento de andar por casa. Como siempre, hay honrosas excepciones. Pero el regusto que te quedaba era de que venían vacíos de ideas después de Madrid Fusión. Así que muchos de ellos se limitaron a repetir, con matices, lo que dijeron allí. ¿Novedades, anuncios o noticias espectaculares? Cero.

Eso es el gran “unlike” que le pongo FG. Luego hay algunas cosas más puntuales; como el hecho del retraso de dos días en la fecha anunciada de la apertura de inscripciones o los constantes fallos en las cocinas del auditorio y de los talleres (Jordi Cruz y Abastos 2.0 pueden dar fe de ello).

Éstas son las cosas negativas que encontrabas como asistente. ¿Y para los expositores? La sensación de que había “mucha gente pero pocos clientes” fue la que me transmitieron varios de ellos. El domingo hubo una auténtica avalancha humana que hacía que aquello, más que un encuentro gastronómico, pareciera una feria regional de alimentos ¿De verdad toda esa gente había pagado la entrada? Las ponencias de los chef mediáticos se llenaron de chiquillería y, a ratos, aquello parecía más el estreno de una peli de Peppa Pig que un congreso gastronómico de referencia. Reflexión: ¿Por qué empezó el FG un domingo? Mal día para que los jefes de cocina que han tenido tralla en el servicio del sábado noche puedan madrugar y día propicio para que el evento se te llene de gente que va en busca del gañoteo en los stands.

Lo que me gustó del FG… La gastronomía gallega no necesita carta de presentación. Si le preguntamos a la gente ¿en qué región se come mejor? Un gran mayoría respondería que en Galicia. Pero quien sí necesitaba un escaparate era la ola de cocineros gallegos que viene con una ilusión y unas ganas enormes (de esa hornada charlaremos en otro post). Aquí ha radicado uno de los éxitos de este FG. En volver a ser altavoz de este colectivo. Digo volver porque un ejemplo claro de salto al estrellato gracias a un FG fue la irrupción de Abastos 2.0 gracias a un FG celebrado en Santiago.

IMG_4608
Los chicos de Abastos 2.0 eligieron en su taller cuatro productos básicos de su gastronomía y explicaron cómo lo elaboran en sus tres espacios

Así que, los dos puntos que más me gustaron de este FG fueron el ser un escaparate de la nueva cocina gallega y lo “enxebre” que fue todo. Fue un FG muy entrañable. Cocineros cercanos, expositores de la tierra que destilaban amor por sus productos y sus técnicas, staff de la organización muy simpático y colaborador.. Por no hablar del aparcamiento, wifi y ropero gratis o de la las facilidades que teníamos todos los asistentes para fotografiar los platos que elaboraban los cocineros en las ponencias del auditorio. Algunos en Madrid deberían tomar nota de todo esto.

Además, iniciativas como “2 cuidades, 4 manos” son de admirar y hacen que el asistente al FG se recorra la ciudad de restaurante en restaurante probando unas tapas de una calidad muy alta. El problema: que se hizo un domingo por la noche, así que la mayoría de restaurantes estaban semi-vacíos y había poco ambiente gastronómico.

Esas últimas razones, unidas a lo encantadora que es A Coruña, hace que te quede un muy buen sabor de boca y pienses que en 2015 volverás con total seguridad.

IMG_4615
Y luego dicen que siempre llueve en Galicia