¿Cuál el es mejor software de restaurantes?

Siempre se ha dicho que la cocina es el corazón de un restaurante. Si la cocina funciona, el corazón late y el milagro cobra vida. Con buenos productos y mimo se crea una oferta gastronómica llena de sentimiento que engancha desde el primer bocado.

¿Qué es el food-cost?

En el post anterior sobre el umbral de rentabilidad, saqué a relucir un concepto muy básico en la gestión de restaurantes y que no hay que dar nunca por sabido. Así que vamos a pegarle un repaso al «food-cost».

Cuando te estrenas en el mundo de la restauración, una de las cosas que más te choca en las reuniones de varios hosteleros veteranos (y preocupados en la gestión) es cuando se preguntan: «Y tú, ¿en cuánto estás?»

Buscando al «cliente equilibrista»

Siguiendo camino en el TOP de errores más usuales antes de abrir un restaurante, nos encontramos con un clásico al que nadie le hace caso nunca: mi querido «cliente equilibrista»

Llamo así al cliente que entra a nuestro restaurante en un momento determinado del mes y al que, conforme entra por la puerta, le deberíamos agasajar al más puro estilo «turista un millón» porque, a partir de él, se alcanza la rentabilidad mensual en el restaurante.

Abierto por vacaciones

Llegó el primer momento común de descanso vacacional. Madrid se convierte en un desierto. La ciudad se ha vaciado y la gente sale rauda en busca del sol playero o de las procesiones. ¿Y los restaurantes? ¿Qué pasa con los restaurantes? ¿Están abiertos o han cerrado?

Siempre veo un gap de información preocupante en la manera que tienen los restaurantes de comunicar si van a estar abiertos o cerrados en los puentes, Navidades, Semana Santa, mes de agosto…

Hagas lo que hagas, abras o cierres… por favor, ¡¡¡COMUNÍCALO!!!!

Lo mejor y lo peor de Gastromarketing

¡¡Qué ganas de Gastromarketing teníamos!! Los que estuvimos en la edición de 2013 estábamos deseando repetir la experiencia y, aunque no ha sido durante el año muy comunicada en redes sociales, nos llevamos una alegría sabiendo que habría Gastromarketing en 2014.

El periodismo gastronómico en 7 tragos de #havana7historias

Un servidor, que estaba en la platea disfrutando de su picnic, de una genial banda de jazz y de los cocktails creados para la ocasión, no sabe si fue premeditado o la cosa salió así por azar pero el elenco de imponentes ponentes de anoche fue la viva representación de la realidad del periodismo gastronómico y de la crítica.

El taller de las maravillas

Un bar de los de toda la vida, de esas tascas madrileñas ajenas a la fiebre franquiciadora y con el suelo lleno de servilletas usadas y mondadientes de madera, hace de infinita madriguera. Infinita porque la espera en esa barra de zinc parece no tener final. Has seguido a un conejo blanco por la calle y te ha traído hasta aquí. Sin saber más, sin más pistas.

Fórum Gastronómico de A Coruña: lo que me gustó y lo que no

A Coruña tomó el relevo de Santiago en la organización del FG. Me parece buena idea si el objetivo es hacer un clúster de conocimientos gastronómicos que abarque a toda Galicia. ¡Puede ser una bomba si lo consiguen!

Avanzo que la sensación general que me quedó fue muy buena pero no tanto por lo aprendido en el FG sino por todo lo que le rodeó.

Consejo de apertura: ten un fondo de maniobra

Como estamos con el tema de la apertura, os voy a dar el consejo fundamental:

“El fondo de maniobra tiene que ser una parte de vuestra previsión de la inversión total”

El fondo de maniobra es la mejor manera que encontré de ponerle nombre a “esa parte del dinero total que tenemos para montar el restaurante y que debemos dejar guardadita… por si acaso”.

“Lo que tenemos que hacer es montar un restaurante”

Todo españolito medio, en algún momento de su vida, dice esta frase. Sobre todo, en las reuniones de amigos. Antes de la crisis, esta frase también se escuchaba entre los constructores, famoseo y nuevos ricos del pelotazo, pero ahora observo cierta tendencia a usar esta frase en reuniones de amigos. Amigos que, por otra parte, nunca han pertenecido al sector.

¡Ponga un Bob en su vida!

“Trabaja durante 40 años como ejecutivo de la industria aeronáutica para pasar a la historia empresarial por una maldita aceituna” Esto debe pensar Bob Crandall cada vez que le preguntan por lo mismo.

Lo siento, Bob, pero voy a contar la historia otra vez.

La aceituna de American Airlines

Es muy difícil explicar mi trabajo. Cada vez que me siento delante del propietario de un restaurante y nos ponemos a charlar, después de un rato, a él le ha quedado la impresión de que tiene que hacer muchas cosas en su restaurante, ha capturado muchos consejos para que vaya mejor y para reducir costes pero me sigue haciendo una pregunta: “Tú, ¿a qué te dedicas?” o la otra versión “¿En qué consiste tu trabajo?”

Entonces es cuando le cuento la famosa historieta de la aceituna de American Airlines y la rentabilidad que consiguió la aerolínea con esa decisión.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: